Infiltraciones en el Caballo de Deporte

Infiltraciones en el Caballo de Deporte

La infiltración es uno de los actos médico veterinarios que más dudas y resistencias genera en los propietarios de los caballos a la hora de decidir los tratamientos a emplear.
Una infiltración no es más que la aplicación de la medicación en el sitio preciso de la lesión en vez de aplicarla por vía general.
¿Qué ventajas e inconvenientes tienen las infiltraciones?
En cuanto a ventajas podemos decir que

Se logran efectos analgésicos o antiinflamatorios mucho más potentes que con los tratamientos administrados de forma convencional.
Los efectos beneficiosos son más duraderos que los obtenidos con medicación sistémica
Se evitan los efectos adversos que producen los antiinflamatorios, a nivel de estómago, hígado, médula ósea, en las dosis y duración del tratamiento que serían necesarios para lograr un efecto parecido al de la administración local.
Se reduce en altísima proporción la cantidad de medicación a emplear, que administrada por vía general.
Se reduce notablemente los tiempos de recuperación, en algunas circunstancias, permitiendo que el caballo vuelva a su actividad, en menor tiempo.

Los inconvenientes pueden resumirse en
Riesgo de infección, que puede minimizarse empleando una técnica aséptica rigurosa.
Dificultad técnica en abordar algunas articulaciones profundas.
Los medicamentos se pueden administrar por vía general o sistémica o por vía local. Cuando los administramos por vía general, ya sea por boca o de forma inyectable, se absorben y se distribuyen por todo el organismo, llegando una muy diluida cantidad al órgano blanco, que es donde necesitamos que el medicamento ejerza su acción.

Las infiltraciones son una forma de colocar la medicación en el lugar de la lesión, logrando con ello una concentración de fármaco en la zona afectada muchísimo más alta, logrando así efectos mucho más intensos, más duraderos y en ocasiones totalmente curativos.
Normalmente infiltramos en el interior de las articulaciones, en las masas musculares o en las vainas tendinosas y otras veces infiltramos perilesional, o sea, alrededor de la lesión, como en un sobrehueso activo, en crecimiento, a cerca y alrededor de un ligamento lesionado.

Info: equisan.com

Author: Alejandra Navas

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *